¿Cuántas veces habéis ido a arrancar el ordenador y no reaccionaba?, y de esas veces ¿cuántas el problema estaba en el disco duro y habéis perdido todo lo que teníais en él? Conozco varios casos, entre ellos varios en mi propia persona, y por ello creo que es interesante conocer las posibilidades que Internet y las redes de banda ancha nos ofrecen a día de hoy.

Existen varias soluciones hoy en día que nos permiten almacenar nuestros datos en la nube. Pero, ¿qué es eso de la nube?, ¿dónde están mis archivos? Cuando oímos hablar de datos en la nube no es otra cosa que nuestros archivos en lugar de estar almacenados en el disco duro de nuestra casa están almacenados en un disco duro de un servidor de Internet. Esto no significa que sean accesibles para todo el mundo o que te los puedan robar. Hoy en día los mecanismos de seguridad de Internet nos permiten tener plena confianza en que los datos que subamos a un servicio fiable de estás características están a buen recaudo. No quiero decir con ello que no pueda haber un ataque informático y se puedan desvelar las contraseñas de acceso o algo similar, pero en la misma medida que podemos llegar a tener un virus en nuestro ordenador de casa con el que alguien puedan tener acceso a nuestra información. Por ello lo que prima, como en el 99% de los casos, es el sentido común. Si vais a subir datos importantes a la red, estad seguros de con quién estáis contratando (o aceptando las condiciones si es gratis) e investigad un poco por la red antes para ver si ha habido problemas con ese servicio.

Aquí os voy a explicar las dos soluciones que más se han extendido y que en mi caso utilizo en primera persona:

    • Dropbox

Esta empresa con sede en San Francisco nos ofrece desde 2GB de almacenamiento gratuito hasta almacenamiento ilimitado para empresas a partir de los 15$/mes por usuario. En mi opinión la mejor solución por su fácil integración dentro de nuestro ordenador. Basta con darse de alta en la web Dropbox.com y ya dispondremos de nuestro espacio en la nube (solo nos pedirá una cuenta de correo electrónico). Para utilizar toda la funcionalidad, basta con bajarse el cliente para el ordenador en función del sistema operativo que tengamos: Mac, Windows, Linux y sus app para los principales fabricantes de móviles.
Dropbox ofrece varias formas de aumentar la capacidad gratuita: invitando a tus amigos a usar Dropbox (500MB por amigo hasta un máximo de 16GB), tuiteando lo mucho que te gusta DropBox (150MB) o pasando por caja actualizándose a la versión Pro.
Una vez creada la cuenta e instalado el software para tu sistema operativo el funcionamiento es extremadamente simple. Solo tienes que copiar en la carpeta ‘Dropbox’ aquellos archivos que quieres tener guardados en la red. Desde ese momento, podrás acceder a esos archivos desde cualquier ordenador conectado a Internet. Y cualquier cambio que realices sobre ellos se sincronizará con la carpeta ‘Dropbox’ automáticamente. Existe también la opción muy útil de compartir carpetas o archivos con otros usuarios de Dropbox para poder intercambiar archivos o directorios con familiares, amigos o compañeros de trabajo.

Aquí tenéis la sección de ayuda de Dropbox donde consultar más dudas o información.

Pincha aquí para crearte una cuenta en Dropbox con una bonificación de espacio de 500MB adicionales: Crear cuenta en DropBox.

    • Google Drive

Es la solución análoga a Dropbox del gigante Google. ¿Tienes una cuenta de correo en Gmail? Pues ya tienes una cuenta en Drive y puedes empezar a utilizarla. Si aún no tienes una cuenta en Gmail (pulsa aquí para crearla) es el único requisito que debes cumplir para poder utilizar el servicio. También Google Drive nos ofrece un software (descargar aquí) para poder crear una carpeta en nuestro ordenador que esté sincronizada accedamos desde donde accedamos.
La primera ventaja que nos encontramos es que Google nos ofrece 15GB gratuitos desde el primer momento, pero estos 15 GB no son únicamente para la compartición de archivos ya que se reparten entre tu cuenta de correo electrónico en Gmail, las fotos que puedas tener subidas a Google Plus y el espacio disponible en Google Drive. También nos ofrece ampliar el espacio hasta unos 16TB por 799$/mes (por supuesto solución para empresas). Otra de las ventajas que ofrece Google Drive es que permite trabajar sobre un mismo documento a varios usuarios sin que se machaque la información. Esto es muy útil para entornos profesionales en los que varios compañeros pueden estar trabajando sobre un mismo documento a la vez y todos están viendo las modificaciones de los demás.

Aquí os dejo el enlace a la sección de ayuda de Google Drive donde podréis consultar toda la funcionalidad de este servicio.

En ambos casos estos dos servicios realizan una replica de la carpeta Dropbox o Google Drive en la nube (en sus servidores) y cada vez que nos conectamos a Internet se sincronizan las carpetas para actualizar los posibles cambios. Con esto conseguimos una copia de seguridad extra de la información. Si por cualquier cosa nuestro duro se estropea o no tenemos acceso a el ordenador siempre podremos consultar (y descargar) los archivos desde cualquier ordenador conectado a Internet (con nuestras claves de acceso por supuesto).

Seguro que no están todas las opciones que hay por eso si conocéis alguna otra dejarla reflejada en los comentarios para poder estudiarla e incluirla en el post. ¡Gracias! 😉