Confiar la estrategia y ejecución de tus campañas en Google Adwords a un tercero es algo habitual e incluso recomendable si no posees los conocimientos o el tiempo necesario para gestionarlas tu mismo. Este escenario es aún mucho más común en pequeñas PYMES o autónomos que sí quieren tener presencia en Internet pero que desconocen el como conseguirlo de forma óptima. Esta gestión de las campañas de SEM (Search Engine Marketing) es un modelo de negocio que muchas agencias de marketing y online y profesionales freelance (entre los que me incluyo) ofertan dentro de sus servicios.

 

[bctt tweet="5 consejos útiles para externalizar las campañas de SEM"]

Mi experiencia profesional me ha llevado a gestionar diferentes campañas de SEM y ver todo tipo de casuística: desde la creación desde cero, optimización de una cuenta ya creada, campañas estacionales muy limitadas en el tiempo, inversiones mantenidas en el tiempo, etc. Algunas con clientes con mucho conocimiento de Google Adwords y otras con pequeñas empresas que necesitan de toda tu ayuda para comprender como sacarle beneficio. Cuando empiezas a gestionar una cuenta que ya esta creada es cierto que la mayoría de las experiencias son positivas, pero lamentablemente alguna veces te encuentras con auténticos desastres que bien por desconocimiento del antiguo gestor o por malas prácticas están costándole dinero al negocio.

Aquí os dejo algunos consejos (aptos para todos los niveles) para que nunca perdáis la visión de que esta pasando con vuestra inversión en Google Adwords:

  • Ten claros y define tus objetivos. Al igual que fuera del mundo online, no se diseña igual ni se ejecuta una campaña para vender un producto, dar a conocer un negocio, incrementar las descargas de un app o las llamadas a un restaurante para reservar mesa. Cada negocio tiene su objetivo y tú debes definir el tuyo y trasladarlo de forma transparente.

  • ¿Tráfico de marca, genérico o ambos? Debes tener claro si quieres pagar por las búsquedas que estén solo relacionadas con tu marca o quieres atacar las búsquedas genéricas de tu mercado. Puede que quieras ambas cosas y no hay ningún problema. El tráfico genérico siempre será más caro con un CPC (coste por click) más alto debido a la mayor competencia pero con una buena estrategia siempre podrás abordar este tipo de búsquedas.

  • Define tu área de actuación. Google Adwords te permite segmentar geográficamente tus campañas. Quizás quieras lanzar tu campaña solo en tu ciudad o incrementar la puja en diferentes zonas donde puedes ofrecer tu servicio en condiciones especiales. Todo esto es posible conseguirlo pero siempre debes tenerlo claro y confirmar que así se implementa. De nada te sirve anunciarte a 500Km de distancia si lo que vendes es un servicio de entrega en 2 horas y no llegas ¿verdad?

  • Controla cuanto te cuesta conseguir una venta. El SEM bien ejecutado puede ser muy rentable y conseguir multiplicar los beneficios de tu negocio. Pero nunca debe ejecutarse sin un análisis claro de la rentabilidad a corto y medio plazo. Si tienes un elevado coste de adquisición por cliente y ese cliente no te va a generar beneficios que cubran la inversión inicial estará perdiendo dinero con cada cliente. Métricas como el coste de adquisición (CPA), tasa de conversión (CR) y retorno de la inversión (ROI) son conceptos sencillos que siempre debemos manejar para invertir en SEM.

  • Infórmate de las palabras clave que están llevando tráfico a tu web. Una de las grandes ventajas del mundo online es que prácticamente todo se puede medir y por tanto la cantidad de números e informes que puedes recibir pueden llegar a desbordarte. Siempre, y recalco, siempre debes tener presente porque keywords estás pujando y te están llevando tráfico a tu web. El número de impresiones y de clicks está muy bien pero si no se de donde provienen no podré saber si estoy captando lo que de verdad quiero. Abrir la mano con la concordancia de las keywords es muy sencillo, pero los resultados pueden ser catastróficos para nuestra cuenta de resultados si empezamos a pagar por tráfico no cualificado. Si tienes una tienda de zapatos no querrás pagar por gente que busca blusas o pantalones, y esto lo podrás saber conociendo las keywords por las que pagas.